Los piojos, cómo prevenirlos y eliminarlos

0 10

Un problema habitual en los colegios el que aparezca una plaga de piojos. A veces no sabemos qué debemos hacer y ante el miedo de que nuestro hijo/a se contagie comenzamos a aplicarle lociones antiparasitarias sin haber advertido previamente que los piojos estén efectivamente en la cabeza de nuestro hijo.

A continuación te vamos a dar algunos consejos para que actúes con eficacia y seguridad.

¿Qué y cómo son los piojos?

Primero debemos saber a qué nos enfrentamos: Los piojos son unos insectos que viven exclusivamente en el ser humano. Hay tres especies diferentes de piojos que viven en lugares diferentes del cuerpo.

Cada especie tiene su propia forma y tamaño, vive en una zona del cuerpo distinta, pero todos se alimentan de sangre humana y dependen de nuestro cuerpo para obtener calor y humedad. No pueden vivir fuera de las personas más que un corto espacio de tiempo.

El piojo de la cabeza es un insecto que vive entre los cabellos. Tiene de 2 a 4 mm de longitud, es de color grisáceo, sin alas. Se alimenta de sangre que chupa de la piel de la cabeza cuando pica a las personas.

¿Qué es la pediculosis?

Es la infestación del cuero cabelludo producida por los piojos. Su síntoma principal es el picor (sobre todo detrás de las orejas y en la nuca), ocasionado por la irritación de la saliva que el insecto deposita en la pequeña herida de la picadura. La irritación puede ser tan intensa que, al rascarse, se pueden producir rasguños en la piel e infecciones bacterianas.

La vida media del piojo es de 30 a 40 días. Las hembras producen unos 200 huevos o liendres que depositan en el cuero cabelludo adhiriéndose a la raíz del cabello. Las liendres eclosionan en 5 o 7 días y en dos semanas ya se han convertido en piojos adultos capaces de producir nuevos huevos.

¿Cómo se transmiten los piojos?

Puesto que los piojos no vuelan, el contagio se produce fundamentalmente por contacto directo de cabeza a cabeza o mediante gorros, bufandas, sábanas, peines,… El pelo corto no es tampoco ninguna garantía, puesto que los piojos son capaces de vivir en tan sólo 1 cm de cabello.

Los niños en edad escolar son los más afectados, ya que con relativa frecuencia aparecen plagas en los colegios, más al inicio de curso, aunque se pueden dar en cualquier época del año. Es muy normal entre niños de 4 y 6 años, y con menor incidencia entre niños de edad comprendida entre los 6 y los 10 años.

Los piojos no transmiten enfermedades y no presentan en sí mismos ningún riesgo para la salud pública, pero producen gran alarma en las familias que los padecen.

¿Cómo prevenir los piojos?

Llevar a cabo algunas medidas preventivas nos ayudará a minimizar el riesgo de infestación:

  • El pelo corto o recogido ayuda a evitar los piojos ya que así es más complejo que se unan los cabellos.
  • Revisar la cabeza periódicamente (semanal o quincenalmente), sobre todo detrás de las orejas, en la nuca y flequillo y peinar el pelo con una liendrera al menos una vez por semana.
  • Mantener una buena higiene en los sombreros, gorros, bufandas y peines lavándolos en agua caliente. Evitar compartir los útiles de limpieza personal.
  • Incrementar la acidez del ph del cuero cabelludo (a mayor acidez, menos piojos). Hay niños que parece que son más propensos que otros a sufrir pediculosis. Ello se debe a una cuestión de acidez del ph de la piel. Podemos intentar aumentar en ph utilizando vinagre templado o zumo de limón después de lavar el pelo.
  • También podemos optar por el uso de algún repelente. Existen productos de venta en farmacia para prevenir los piojos tanto en modo de lociones como de champú. Este tipo de productos forman una barrera protectora que suelen ahuyentar eficazmente los piojos. Están indicados para proteger del contagio cuando hay personas infestadas por piojos en el entorno y también para evitar una posterior reinfestación después de haber utilizado un tratamiento con un producto pediculicida. Es importante no confundir este tipo de producto con los que se utilizan para eliminarlos una vez se ha producida la infección. Del mismo modo, si utilizamos las lociones preventivas cuando ya hay piojos los inmunizamos y los hacemos resistentes a los tratamientos.

¿Cómo eliminar los piojos?

Si pese a haber llevado a cabo las medidas preventivas, los piojos han hecho aparición, debemos pasar al plan b: eliminarlos.

Lo mejor es que acudas a una farmacia lo antes posible y te pongas manos a la obra. Para ello existen multitud de productos rápidos y eficaces. Es necesario que sigas las instrucciones estrictamente y verás como terminas con los piojos con un poquito de paciencia.

Los tratamientos antiparasitarios suelen estar compuestos de permetrina, butóxido de piperonilo o siliconas como la dimeticona, entre otros.

Después de cualquier tratamiento pediculicida, y durante dos semanas después, es necesario utilizar la liendrera sobre el cabello limpio y húmedo y previamente desenredado. Peinar repetidas veces, mechón a mechón, desde la raíz a las puntas para eliminar las liendres. Después debemos sumergir el peine en agua hirviendo durante 7 minutos.

Cuando los piojos han llegado a nuestra casa el contagio entre familiares es muy probable así que hay que utilizar una toalla individual para el cabello y lavar con agua caliente las sábanas, almohadas, cojines o fundas del sofá. Es una tarea engorrosa pero muy importante para no tener que repetir todo el proceso unos días después. Además, esos días tenemos que procurar que los niños duerman solos porque aunque el contagio a los adultos es menos probable, nadie está libre de sufrirlos.

Mientras dure la infestación no lleves a tu hijo al colegio. Además debes avisar para que se pueda poner en alerta al resto de niños y poder terminar con la plaga lo antes posible.

Para terminar, recuerda que tener piojos no es síntoma de falta de higiene. Si los piojos han hecho aparición, no pierdas la calma y sigue estas recomendaciones y en pocos días el problema estará solucionado.

También podría gustarte
Comentarios
Cargando...